Helomas: Qué es, tratamiento y prevención - Edwards Podólogos | Edwards Podólogos - Centro de podología y tratamiento láser
haz click aquí
Solicite una consulta gratuita WHATSAPP: 939923457 TELÉFONO: (01) 4215551 - (01) 4414971



BLOG

Helomas: Qué es, tratamiento y prevención

15 Marzo, 2023

Introducción

Es importante tratar los helomas a tiempo para evitar complicaciones y para reducir el riesgo de afectar la forma de caminar o moverse.

Algunas medidas preventivas incluyen usar zapatos cómodos y adecuados, usar plantillas, utilizar almohadillas protectoras, mantener la piel hidratada y evitar caminar descalzo.

Si se sospecha de la presencia de un heloma, puede recibir atención inmediata en el centro Edwards Podólogos porque realizamos tratamientos de podologia.

¿Qué son los helomas?

Los helomas, también conocidos como callos, son áreas de piel endurecida y engrosada que se forman como respuesta a la fricción o presión continua en un área específica del pie o de la mano. Los helomas pueden ser dolorosos y pueden tener una apariencia amarillenta o marrón.

Existen varios tipos de helomas, incluyendo los helomas duros (que suelen aparecer en la parte superior de los dedos de los pies y en los talones), los helomas blandos (que son más suaves y suelen aparecer entre los dedos de los pies), y los helomas vasculares (que son más profundos y están rodeados de pequeños vasos sanguíneos).

¿Por que debemos tratar un heloma a tiempo?

Es importante tratar un heloma a tiempo porque si no se trata, puede empeorar y causar más dolor e incomodidad. Además, los helomas pueden interferir en la forma en que camina o se mueve, lo que puede llevar a otros problemas de pie o de postura.

Si un heloma no se trata, puede provocar una infección en la piel y una posible inflamación y dolor. En algunos casos, los helomas pueden afectar la forma en que se camina y moverse.

Por lo tanto, es importante tratar los helomas a tiempo para reducir el riesgo de complicaciones y para evitar que afecten negativamente en la calidad de vida. Consulte a un podólogo o médico especializado en el cuidado de los pies para obtener el mejor tratamiento para el tipo de heloma que se padece.

Tratamiento de los helomas

El tratamiento de los helomas depende del tipo de heloma y de la gravedad del mismo. Algunos tratamientos comunes incluyen:

  1. Almohadillas protectoras: pueden ser utilizadas para reducir la fricción y la presión en el área afectada, lo que puede ayudar a aliviar el dolor y prevenir la formación de helomas.
  2. Cambios en el calzado: usar zapatos cómodos y que se ajusten correctamente puede ayudar a reducir la presión en el área afectada.
  3. Tratamiento tópico: algunos medicamentos tópicos, como cremas con ácido salicílico, pueden ser utilizados para reducir la acumulación de piel muerta y ayudar a suavizar la piel en la zona afectada.
  4. Eliminación quirúrgica: en algunos casos, puede ser necesario eliminar quirúrgicamente el heloma. Este procedimiento se realiza bajo anestesia local y consiste en extirpar el tejido engrosado y endurecido.

Prevención de los helomas

La prevención de los helomas implica tomar medidas para reducir la fricción y la presión en los pies y las manos. Algunas medidas preventivas incluyen:

  1. Usar zapatos cómodos y adecuados: se deben elegir zapatos que se ajusten correctamente y que proporcionen suficiente espacio para los dedos de los pies. Los zapatos con punta estrecha o tacón alto pueden aumentar la presión y la fricción en los pies.
  2. Usar plantillas: si se tiene una condición que afecta la forma en que se camina, como pie plano o pie cavo, se pueden necesitar plantillas especiales para corregir la posición del pie y reducir la presión en áreas específicas.
  3. Utilizar almohadillas protectoras: se pueden usar almohadillas o protectores especiales para reducir la fricción y la presión en áreas específicas del pie o de la mano.
  4. Mantener la piel hidratada: hidratar regularmente la piel con una crema hidratante puede ayudar a prevenir la acumulación de piel muerta y reducir el riesgo de desarrollar helomas.
  5. Evitar caminar descalzo: caminar descalzo aumenta la fricción y la presión en los pies, lo que puede aumentar el riesgo de desarrollar helomas.

Conclusión

En conclusión, los helomas son una afección común que puede afectar la calidad de vida de una persona si no se trata adecuadamente. Si se sospecha de la presencia de un heloma, es importante buscar tratamiento para reducir el dolor y prevenir complicaciones.

Regresar al blog

CATEGORIAS

POST RECIENTES

ARCHIVO